El Tai Chi alivia la artritis y la depresión

Un estudio sugiere que es igual de efectivo que la fisioterapia, y que además podría mejorar la depresión.

Legiones de pacientes de artritis prueban la fisioterapia y los antiinflamatorios, sin resultado alguno. Ahora, un nuevo estudio busca alivio en Oriente, con el tai chi, un arte marcial.

Los investigadores concluyeron que el tai chi ofrece una alternativa a la fisioterapia para la osteoartritis común de rodilla, y que también podría mejorar el bienestar.

Este antiguo ejercicio chino podría ser de particular beneficio para los adultos con sobrepeso, plantearon los investigadores. Las personas con más peso son más propensas a desarrollar osteoartritis que las personas con un peso sano, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

“Esta investigación fortaleció la evidencia de que la efectividad y la durabilidad tanto del tai chi como de la fisioterapia abarcan a los adultos mayores obesos con osteoartritis de rodilla”, afirmó la Dra. Chenchen Wang.

“Esas personas por lo general cuentan con opciones limitadas, debido a la inefectividad de los tratamientos para la osteoartritis”, dijo Wang, directora del Centro de Medicina Complementaria e Integradora de la división de reumatología del Centro Médico Tufts, en Boston.

Los autores del estudio también anotaron que el tai chi produjo una mejora significativa en la depresión en los pacientes de osteoartritis de rodilla.

Los investigadores siguieron a 200 personas, con una edad promedio de 60 años. La mayoría tenían sobrepeso o eran obesas, y habían sufrido de osteoartritis de la rodilla durante un promedio de ocho años.

En la osteoartritis de rodilla, el cartílago (que es el cojín entre las articulaciones) se desgasta, lo que provoca dolor, inflamación, sensibilidad y rigidez. Con frecuencia se conoce como artritis de “desgaste”, y es una importante causa de dolor y discapacidad a largo plazo en los adultos mayores.

Los participantes del estudio de Wang hicieron tai chi o recibieron la fisioterapia estándar. El grupo de tai chi realizó el ejercicio con un instructor entrenado dos veces por semana durante 12 semanas. Los demás recibieron la fisioterapia estándar durante seis semanas, seguidas de seis semanas de ejercicio monitorizado en casa.

Algunos de los ejercicios de la fisioterapia se dirigen a los cuádriceps, los tendones de la corva y los glúteos, que contribuyen a una función sana de la rodilla y ayudan a prevenir las lesiones, según la Arthritis Foundation.

Por otra parte, el tai chi es una práctica tradicional china de cuerpo y mente que combina meditación con movimientos lentos, suaves y elegantes, respiración profunda y relajación. La filosofía y la práctica del tai chi tienen al menos 5,000 años de antigüedad.

Durante todo el estudio, se permitió a los participantes de ambos grupos tomar los medicamentos de rutina, como antiinflamatorios y acetaminofén, y continuar con sus visitas usuales al médico.

Al final de las 12 semanas, Wang y su equipo usaron cuestionarios para evaluar el dolor, la rigidez y el funcionamiento de las articulaciones de los pacientes. Ambos grupos mostraron mejoras significativas similares, que duraron hasta un año.

Los investigadores anotaron que el grupo de tai chi también obtuvo un alivio más pronunciado de la depresión que los que hicieron fisioterapia. Estudios anteriores han mostrado que el tai chi puede ser efectivo para ayudar a dormir, al mismo tiempo que reduce el estrés, la ansiedad y la depresión.

“El componente mental [del tai chi] promueve el bienestar psicológico, la satisfacción vital y unas mejores percepciones sobre la salud”, planteó Wang.

El Dr. Matthew Hepinstall, cirujano ortopédico de la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que el tai chi puede ser una opción efectiva, pero conservadora, de tratamiento para la artritis.

“El tai chi ayuda a los pacientes a conservar y mejorar la función al aumentar la fuerza, la flexibilidad y la coordinación, al mismo tiempo que evita que el dolor y la inflamación de la artritis se agraven”, comentó Hepinstall, que trabaja en el Centro de Conservación y Reconstrucción de las Articulaciones del Hospital Lenox Hill.

“El tai chi es una forma particularmente atractiva del ejercicio, ya que es de muy bajo impacto y enfatiza el equilibrio, la coordinación y la fuerza”, añadió. “El tai chi es seguro, y se ha mostrado que reduce las caídas en las personas mayores”.

Además, dijo, sus pacientes que practican tai chi con frecuencia reportan una mayor sensación de bienestar, “lo que es coherente con los beneficios emocionales descritos en este estudio”.

Los medicamentos para la artritis pueden provocar graves efectos secundarios, señalaron los autores del estudio.

Wang dijo que para los pacientes mayores, por lo general el tai chi resulta muy fácil de aprender y realizar. Recomendó que las personas mayores reciban entrenamiento de un instructor experimentado. Un gimnasio o club deportivo local quizá pueda recomendar un practicante, sugirió.

Los resultados del estudio aparecen en línea en mayo como adelanto de la publicación impresa en la revista Annals of Internal Medicine.
Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Chenchen Wang, M.D., director, Center for Complementary and Integrative Medicine, division of rheumatology, Tufts Medical Center, Boston; Matthew Hepinstall, M.D., orthopaedic surgeon, Lenox Hill Hospital Center for Joint Preservation and Reconstruction, New York City; May 2016, Annals of Internal Medicine, online

Como Prepararte para Sanar a los Demás

La enfermedad es, desde la perspectiva de un sanador, un desequilibrio. Y éste es el resultado de olvidarse de quién es uno. Este olvido crea pensamientos y acciones que conducen a una forma de vida insana y, en su momento, a la enfermedad. En sí misma, la enfermedad es la señal de que uno está desequilibrado por haberse olvidado de quién es. Se trata de un mensaje directo que no sólo nos dice la forma en que estamos desequilibrados, sino que nos muestra, además, los pasos que debemos dar para volver al yo real y a la salud. Se puede entender la enfermedad como una lección que uno se da a sí mismo para ayudarse a recordar quién es.

 

Si descubres que tienes el Don de Curar a los Demás tienes que tener en cuenta lo siguiente:

Lo primero que debes hacer como sanador o sanadora que se prepara para curar es abrirte a las fuerzas cósmicas y alinearte con ellas. Esto quiere decir que no sólo debes hacerlo antes de una sesión de curación, sino a lo largo de tu vida en general. Has de mantener una absoluta dedicación a la verdad y ser meticulosamente honrado u honrada contigo mismo en todas las áreas de tu ser.
Necesitas el apoyo de tus amigos y algún tipo de disciplina espiritual o proceso purificador. Necesitas maestros, tanto espirituales como físicos. Precisas mantener tu propio cuerpo saludable por medio del ejercicio y la nutrición sana, una dieta equilibrada (incluyendo una elevada ingesta de vitaminas y minerales, que el cuerpo gasta más cuando funciona con alta energía), descanso y ocio. Con este alimento, mantendrás tu propio vehículo físico en una condición que le permitirás elevar sus vibraciones para alcanzar y superar el campo energético y conseguir esas energías curadoras espirituales que fluirán entonces a través de ti.

Lo primero que tienes que hacer, antes de que se pueda producir la canalización, es elevar tus propias vibraciones para conectar con las energías curadoras. Antes de iniciar la sesión de curación, es aconsejable hacer por la mañana algún tipo de ejercicio físico, además de meditar, a fin de concentrarse y abrir los propios chakras. No tiene por qué ser un ejercicio prolongado; es suficiente con treinta a cuarenta y cinco minutos diarios.

 

Los cuidados del sanador…

Cuando notes que estás acumulando energía negativa en tu cuerpo, toma un baño caliente durante 20 minutos para limpiar tu aura, vertiendo previamente en la bañera medio kilo aproximadamente de sal marina y una cantidad similar de levadura. Este baño puede debilitarte mucho, pues extrae grandes cantidades de energía de tu cuerpo; por consiguiente, dispónte a continuación a tomar un descanso y reponer tus energías. Tomar baños de sol ayuda a recargar el sistema. El tiempo de exposición al sol depende de tu organismo. Guíate por la intuición, confiando en tu propio cuerpo. Puedes tomar baños de sol varias veces a la semana para limpiarte. Debes beber siempre un vaso de agua mineral después de cada sesión de curación; también debe hacerlo la persona que recibe la curación. El agua, al pasar por tu organismo, ayuda a limpiar la energía negativa. También los cristales ayudan a proteger tu sistema energético como sanador/a. Puedes llevar, colocado sobre tu plexo solar, un cristal transparente de cuarzo o amatista para reforzar tu campo y hacerlo menos permeable.

Una de las cosas más importantes que necesita un sanador para mantenerse sano es la disposición de tiempo y espacio privados. Esto no es fácil, ya que la mayoría de los sanadores debe afrontar una gran demanda de pacientes. Si es preciso, debes tener la capacidad para decir: «No, ahora necesito dedicarme a mí mismo», por muy grande que sea la demanda. Ello significa que debes concederte el tiempo que necesites, sin importar lo que pase. Si no lo haces, te agotarás y tendrás, de cualquier modo, que suspender tu actividad durante algún tiempo. No esperes hasta que no puedas dar más de ti. Descansa ahora. Tómate tiempo para practicar tus aficiones y para otros placeres personales.

Es muy importante que como sanador o sanadora tengas una vida plena en la que tus necesidades se vean satisfechas. Si no es así, llegará un momento en que tratarás de apropiarte de las necesidades que han satisfecho tus pacientes. Así, pasarás a depender de éstos, y tal circunstancia supondrá una interferencia en el proceso de curación. La regla de oro del sanador es: primero, el yo y lo que lo nutre; después, una pausa profunda para meditar, seguida de la nutrición de los demás. Los sanadores que no actúen así no tardarán en quemarse y pueden arriesgarse a contraer una enfermedad a causa del agotamiento energético.

Propiedades afrodisiacas del Jengibre

cualiddes-y-propiedades-del-jengibreUna de las cualidades del Jengibre es que puede ser usado como afrodisíaco, dentro de sus cualidades esto puede notarse gracias a que nos ayuda a mantener saludable la circulación sanguínea, además de mantener en funcionamiento las funciones del cuerpo con la ayuda de nutrientes como minerales y vitaminas que activan las funciones celulares para realizar las reacciones habituales en el cuerpo que permiten su homeostasis y con ello, sentirse bien.

Es un producto natural que puede consumir el hombre y la mujer e igualmente puede ayudar a estimular el deseo sexual, primeramente, al brindar vitalidad y energía y segundo, porque ayuda a la circulación arterial y venosa que permite que el flujo de sangre sea optimo en los momentos de excitación, lo que produce una mejor función sexual, tanto en la estimulación como en el funcionamiento de los organos sexuales, al permitir que los vasos capilares de los órganos puedan llenarse y lograr el placer, pero también, ayudando a que el musculo pueda tomar la flacidez requerida.

 

propiedades-del-jengibre

 

Entre los minerales que posee se encuentra el calcio, el potasio, el fósforo, el magnesio, todos de importancia vital en la función bioquímica del cuerpo, en pequeñas dosis que son indispensables para la vida y para la aparición de estímulos nerviosos. Ahora que ya conoces las propiedades afrodiasiacas del Jengibre, debes saber como consumirlo y con ello, mantener una vida sana:

– Lo puedes consumir en platillos.
– Puedes elaborar té de Jengibre que puede ser de mucha ayuda para los hombres.
– Salsa de Soja.
– Aceite de Jengibre.
– Cualquier platillo que pueda acompañarse.